Día 5 – La Fortuna: Cerro Chato

La noche de hoy ha sido dura. Dormir en habitación compartida con adolescentes enjugascaos no mola con 30 años, cada cosa a su época. Por no hablar del frío polar que hacía en la habitación y el ruido del agua del aire acondicionado chorreando en la papelera toda la noche… Además, hemos declarado a una chica oriental pija como nuestra archienemiga, por no parar de toquetear el móvil y molestarnos con sus risitas en horas de sueño. Así que otra vez a las 5.30 en pie.

Que no se me olvide recomendar el Arenal backpackers Resort, que a pesar de ciertos inconvenientes, está mega limpio, es barato y tiene mucho ambiente. Eso sí, no recomendado para familias.

Para hoy nos hemos propuesto subir el Cerro Chato, un volcán inactivo que forma un espectacular lago verde en el cráter. Todo el mundo nos advierte de la dureza de hacer el camino desde el hotel, que mejor ir en coche hasta la falda y luego ya iniciar ascenso, pero como somos unos tíos duros y ha salido el Sol decidimos que haremos todo andando, unas 4 horas de subida.

Para eso, hay que llenar bien la tripita, así que hoy toca desayunao fusión, por cambiar un poco, en un agradable sitio en el que nos tomamos el mejor café hasta la fecha. Que otro tema, el café de aquí es terrible, cosa incomprensible con la fama que tiene y siendo el cuarto producto exportado, en fin.

En el desayuno nos reímos hasta llorar, gracias a una anécdota que no me dejan contar, pero que a mis allegados que me lean os digo preguntadme, por favor, que dos días después aún me río cuando me acuerdo.

image
image

image

Compañero de desayunao

Tras esto, iniciamos ascenso y aquí empieza lo duro. Cae un Sol de justicia, y en el camino que hay que hacer para llegar a la falda del volcán, que es el mismo que para las cataratas Fortuna, y que el otro día me hice casi sin despeinarme, viene a buscarme el hombre del mazo, esposa e hijos más los primos de Cuenca. Una pájara en toda regla, como las de Induráin en sus buenos tiempos.

Sudando a chorros, mareada y con ganas de vomitar tengo serías dudas de poder afrontar los 3 km de subida que quedan. Iván tampoco lo ve nada claro, está mejor que yo pero tampoco muy fresco, deben de hacer 35 grados y con la humedad parecen 50.

Pero bueno, somos tíos duros, y realmente no pensamos que vaya a ser para tanto, así que pagamos los 10$ por barba, dejamos el teléfono de mi mami como contacto de emergencia, leemos la recomendaciones de seguridad (no tocar a las serpientes, entre otras) e iniciamos marcha.

Durante 1 km es una subida bastante light, me pongo contenta pensando en lo exagerada que es la gente y además ya me he recuperado un poco.
Por el camino nos encontramos a nuestra archienemiga oriental, que luego comprobamos ha abortado subida. Además de pija, floja pero bueno, nosotros a lo nuestro.

No hay casi nadie y las vistas y el paisaje son muy bonitos. El camino está despejado y ya no hace Sol, de hecho ha empezado a llover. Costa Rica es así, pero ahora mismo se agradece.

Vemos un cartel que pone que quedan 1,700 km, pero oh my good esto está muy empinao! Sudores fríos again. Nos metemos en un sendero lleno de escalones empinadísimos, ya en la selva o bosque lluvioso o yo que sé que es, pero hay muchas plantas, mucho barro y mucho bicho, y a escalar literalmente.

No miento, de lo más duro que recuerdo haber hecho, tampoco soy una gran deportista y no estaba muy católica, pero la subida es exigente de verdad. No recuerdo haber sudado tanto antes. Como dice Iván, el gordo Alberto esto no lo hace, y no lo hace.

No nos encontramos con mucha gente por el camino, aquí no hay nada masificado. Cuando por fin llegamos arriba, te toca volver a mancharte de barro en un nuevo descenso empinado para llegar al lago del cráter, pero no puede merecer más la pena, precioso es poco. Espectacular, las fotos no hacen nada de justicia.

image

image

Nos bañamos completamente solos en el lago. De esto me acordaré toda la vida seguro.

Disfrutamos de este momento único unos minutos más y nos disponemos a regresar.

La bajada un paseo, completamos en menos de lo previsto. Una pena no haber visto la víbora que estaba en el camino, y que todo el mundo sí ha visto, pero nos la enseñan unos mexicanos en foto, wow!

El descenso super chulo y nos sentimos ambos muy felices de haber venido!

Hoy, 15 de junio, es mi 31 cumpleaños, pero en España empezó 8 horas antes, así que puedo decir que he vivido el cumpleaños más largo de la historia 🙂

Tras contestar a mis felicitaciones desde España, nos duchamos para quitarnos los kg de barro que llevamos encima e ir a celebrar mi cumple como se merece. Dudo entre si guardar la ropa o tirarla, la mochila empieza a dar mucho miedo ya.

Duchaditos y guapos nos quedamos en el hotel cerveando extra, ya que es un día especial y haciendo tiempo para la cena y a ver si para de llover, que está cayendo un chaparrón de campeonato.

Tengo regalitos y todo, qué día más bueno! 🙂

image

A la tercera Pilsen para de llover y nos vamos a cenar.

Regalamos en las Brasitas, ya que yo quiero carne. Le pido recomendación al camarero y me aconseja el churrasco de 400 grs, el plato más caro de la carta, el equivalente a 20 €, para allí es caro y el sitio que es, pero estemos de celebración.

Horreur, la carne es un fiasco. Se nota que está hecha a la brasa y es muy magra, pero está pasadísima a pesar de haberla pedido al punto. Si cuesta cortar con el cuchillo ya no te digo masticar… En fin, me rindo con la comida de Costa Rica.

image

image

Se lo digo al camarero sin ser chunga, porque no soy así, pero está bien que sepan que una carne al punto, al menos en España, no es eso. Nos invitan al postre, un brownie con helado aceptable y nos ofrecen volver al día siguiente, pero nuestra estancia en la Fortuna ha llegado a su fin.

De vuelta en el hotel me bebo el gyn tonic con más limón de la historia, y en un alarde de locura nos vamos a dormir a las 11.

Mañana empezamos la ruta playera por el Pacífico y el primer destino será Tamarindo.

PURA VIDA!

Anuncios

Una respuesta a “Día 5 – La Fortuna: Cerro Chato

  1. Made cómo mola!! detalla anécdota por whatsapp!!!
    hostia qué aventuras os marcáis,,un cumple inolvidable!!
    un consejo: no te lleves tanto al límite físicamente, que aún os queda viaje! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s