Día 12 – Uvita

Antepenúltimo día en Costa Rica. Me vuelvo a calzar las nike viajeras para “runnear” un poco por Dominical antes de despedirme hasta siempre de este lugar. La carrera es entre dura y muy dura. Tengo una dolencia lumbar, confío y deseo que provocada por la mochila, que me molesta bastante al correr, y la dureza añadida de hacerlo por las piedras. Aguanto unos 25-30 minutos, lo suficiente para traer la ropa para escurrir.

Me ducho y a desayunar, buffet libre por primera vez en todo el viaje pero sin grandes alardes.

Después nos hacemos la mochila por décima vez y a esperar el bus. Estando en la parada viene un grupo de estudiantes de turismo que nos pregunta por las infraestructuras de Dominical, y somos bastante sinceros al resaltar sus carencias.

El bus nos deja en Uvita, nuestro próximo destino, unos 20 minutos después de montarnos.

El pueblo es muy simple pero parece, también bastante sin explotar, muy diseminado pero al menos cuenta con alguna calle asfaltada.

 

DSC_2032

DSC_2016

Encontramos alojamiento barato en una especie de hotel / comuna hippie con muy buen rollo. Por 39$ tenemos habitación con baño privado y A/A, así que nos quedamos aquí para no cargar más con la mochila.

image

DSC_2036

image

image

Le preguntamos al chico del hotel qué hacer por aquí, y nos comenta la opción de las cataratas y el parque marino ballena, una playa enorme donde avistar ballenas cuando es época, y que presenta el encanto de pasear por la arena con forma de cola de ballena cuando baja la marea. Cuesta 6$ entrar (robo, en mi opinión porque no deja de ser una playa) pero el chico del hotel nos dice cómo entrar sin pagar.

Primero decidimos ir las cataratas, que no está a más de 1,5 km. Pillamos algo de comida para llevar y emprendemos camino.
Es muy bonito y agradable estar ahí. Una cascada en mitad de la selva en la que puedes bañarte sin problemas. Al principio hay gente, pero luego nos quedamos solos u comemos allí sin ninguna cocompañía, exceptuando el salto desde arriba de un aventurero, y el de otro que utiliza el caudal de agua como tobogán.

DSC_2021

DSC_2023

DSC_2031

Por la tarde emprendemos marcha hacia marino ballena, unos 3 kms al sur. Durante todo el día no ha parado de llover, y la lluvia ahora cae con fuerza.

Nos perdemos varias veces y pasamos alguna que otra penuria para dar con la entrada free a la playa (incluida incursión fallida por un manglar cagados del todo por si nos encontrábamos alguna serpiente), y empapados por la lluvia, pero al final encontramos el premio.

Una playa abierta enorme y preciosa, casi desierta y con gran oleaje.

image

image

Otra vez la inmensidad del mar, flipante, a mí me pone la carne de gallina.

Paseamos durante al menos otros 2 km por toda la orilla hasta llegar a la cola de ballena. Nos queda aún mucha orilla que recorrer, pero el camino de vuelta es largo y ya casi anochece.

En el regreso encontramos un bar de carretera con una oferta en cerveza irrechazable, así que no nos importa volver de noche a cambio de saborear 4 Imperiales al borde de los 0 grados.

Volvemos al hotel por una carretera a oscuras y nada segura, de noche y casi completamente a oscuras, pero cuando llevas unos días aquí ya te acostumbras.

Vamos de arena y sudor hasta las cejas, al menos paró de llover, pero justo al ir a ducharnos se jode la ducha. Nos duchamos en el baño compartido a pesar de haber pagado por el privado, pero no pasa nada, PURA VIDA.

Hoy estamos especialmente desmayaos, así que nos dirigimos a “La casona de María”, un restaurante bastante animado con luces de discoteca, en el que no paran de pinchar clásicos de los 80.

Me pido un filete de pesacado y nuevamente estoy a punto de llorar cuando veo las verduras cocinadas al dente, pero al final lloro de verdad con el aliño picante en el que se me ocurre bañar el arroz.

image

Justo cuando pisamos mare (hotel) se pone a llover otra vez a lo salvaje, y así me encuentro yo ahora, entre nostálgica y feliz apurando lo poquito que queda ya de la aventura costarricense.

image

Mañana de vuelta a San José para intentar poner broche de oro a estas fantásticas vacaciones, y en busca siempre de PURA VIDA!

Anuncios

2 Respuestas a “Día 12 – Uvita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s