Día 14 – The End

Todo lo que empieza acaba, y así debe ser.

Último día de bajón en Costa Rica. Hoy toca penar con las mochilas, soportar largas esperas y comer bazofias en el aeropuerto, todos los finales de vacaciones son así.

Otra vez el veneno de mosquito me volvió a desvelar a media noche. Si por algo tengo ganas de volver es por olvidarme de estos pequeños cabrones.
El hotel ha resultado ser algo ruidoso, y el peculiar señor de la recepción algo sordo, sino no se explica que tuviera la música a ese volumen a la 1 de la noche.

Por el día nos despierta el mismo señor con su voz de ultratumba, así que nos bajamos a desayunar pronto, un americano algo escaso ahora que el estómago ha cedido, y después a perrear en la cama hasta la hora del check-out (las 12), viendo el partido de la sele (como llaman aquí a la selección de Costa Rica) que ahora también es nuestra nueva selección.

Después nos vamos a buscar el bus con la mochila a cuestas (que me está jodiendo los riñones), y a esperar que salga nuestro vuelo a las 17.

Nos comemos las típicas basuras de aeropuerto, que solo me pillan en estas situaciones, y de paso a hacer un poco de tiempo. KFC toca, al menos lo podemos regar con una cerveza Argentina y otra de Guatemala, que siempre mola probar brevajes de otros países.

image

image

También logro probar al fin, unos dulces típicos de aquí que llevo queriendo comer todo el viaje y aún no había podido, las tartaras, hechas con coco y dulce de leche, más feliz que una perdiz.

image

Mientras estamos esperando para subir al avión, que es en este mismo momento mientras escribo estas líneas, viene una mujer del departamento de turismo del país a hacernos una entrevista sobre la satisfacción del viaje. Es muy, muy amable, y nos explica algunas cosas que no sabíamos y que quizá nos puedan servir en una próxima visita. Aquí al turismo le dan una importancia extrema, y la verdad que nos ciudan bien y parece que se preocupan en mejorar (ya es la segunda entrevista que nos hacen).

Y ya solo me queda lamentarme un poco por lo que no nos ha dado tiempo a hacer (nos han faltado al menos 2 semanas más). Me quedo sin visitar Corcovado, sin aprender a surfear, sin conocer el Caribe y la cultura afroamericana, sin ver desovar una tortuga, sin ver un mono ardilla, un armadillo o una terciopelo, hacer una ruta de senderismo de 2 o 3 días, subir al punto más alto de Costa Rica o cruzar alguna frontera, entre otras muchas cosas más. Aún así he hecho muchas otras que me han llenado en cada momento y con las que he disfrutado al 100%. De hecho al viaje le doy un 10! Es el país más caro de toda Sudamérica, pero si mi tiempo y dinero no fueran limitados, y el mundo tan grande desde luego que no me importaría volver, y es un viaje que recomiendo a todo el mundo. Lo mejor de todo es la naturaleza y la gente, y eso que no hemos conocido la parte más feliz del país, debe ser ya de traca!

Muchas gracias por todo Costa Rica, hasta siempre y

image

🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s