Arroz al horno

Hoy os traigo una receta de mi tierra y de mis preferidas.

Valencia, tierra de arroces por excelencia, es muy prolija en platos con este cereal como ingrediente principal. En este caso, hablamos de un plato consistente y delicioso, que no es que sea difícil de elaborar pero, como todos los arroces, tiene su aquel.

Hay muchas variantes, seguro, pero yo lo hago a la manera que me enseñó mi madre que se asemeja muy mucho a la receta 100% original, excepto una pequeña concesión personal.

NOTA: Es importante disponer de una cazuela de barro grandecita, que es el recipiente que utilizaremos para hornear. Si no tenéis, os aconsejo que os hagáis con una.

INGREDIENTES (4p)

– 2 puñados de arroz por persona (unos 400 grs)
– 1 litro de caldo de cocido (si es casero, mejor)
– 1 cabeza de ajos + 1 diente de ajo grande
– 2/3 morcillas de cebolla
– 5 costillas de cerdo a trozos
– 2 lonchas de panceta fresca a trozos
– 3 longanizas
– 1 bote de garbanzos cocidos (unos 150 grs escurridos)
– 1/2 cucharadita de pimentón dulce
– 1 patata grande
– 2 tomates maduros
– Aceite de oliva
– Sal

PREPARACIÓN

1. Primero hacemos las costillas y la panceta en una sartén. Se le puede echar un poco de aceite, pero yo prescindo de él porque la carne ya suelta grasa.

Cuando esté dorada la carne añadir las morcillas y longanizas cortadas a trozos y las dejamos junto con la carne hasta que se hagan.

Cuando estén hechas retiramos la carne de la sartén y reservamos en un plato.

2. Cortar la patata en rodajas y freír en abundante aceite hasta que esté hecha. Reservar en un plato.

3. Rallar un tomate y cortar el diente de ajo en láminas fijas.

4. Añadimos un poco de aceite en la sartén donde hemos cocinado la carne.

Echamos el ajo y cuando esté ligeramente dorado añadimos el tomate rallado. Dejamos sofreír un esto
Rato.

5. Mientras tanto ponemos a calentar el caldo de cocido en un cazo.

Y encendemos el horno a máxima potencia con calor arriba y abajo.

Ponemos también los garbanzos en un colador y enjuagamos un poco agua fría.

6. Cuando el tomate ya esté casi hecho añadimos el pimentón y rehogamos un par de minutos más, sin permitir que se queme.

7. Añadimos los garbanzos y rehogamos un minuto más.

Ahora, añadimos el arroz y mezclamos bien todo, que se impregne bien el arroz del sabor del sofrito.

8. Ahora distribuiremos el arroz con los garbanzos en la cazuela. Y pondremos la carne repartida también por toda la cazuela, de forma uniforme.

9. Vertemos el caldo de cocido bien caliente. Hay que añadir 2 partes de caldo por una de arroz, por lo que es importante medirlo bien.

10. Cubrimos con la patata cocida y un tomate natural cortado en rodajas.

Por último ponemos la cabeza de ajos entera el centro de la cazuela.

11. Metemos en el horno a media altura y horneamos 20 min a máxima potencia (250°).

12. Una vez hecho (que se haya absorbido el caldo) sacamos y dejamos reposar 5 minutos antes de servir en un plato.

El resultado es simplemente espectacular! 🙂

Mi consejo es que no haya más de 2 dedos de espesor de arroz en la cazuela (en cuanto a la altura). El calor se reparte más uniformemente y la absorción del caldo es mucho más efectiva.

Seguro que lo hacéis más de una vez!

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s