Honeymoon – Hanoi – Día 5

La frenética planificación de la boda se comió la organización de nuestro viaje, así que una terrible organización nos da una bofetada de realidad ya en terreno vietnamita: nos venimos muy arriba pensando que íbamos a tener tiempo para recorrer el país y pasar a Camboya. Es un país grande, o largo, según se mire, las distancias son largas y se pierde mucho tiempo web trayectos en bus y tren que era nuestra idea de transporte inicial. Tenemos billetes de avión comprados para volar de Siam Reap a Kuala Lumpur el día 30 (nuestra salvación para conseguir visados de entrada en Vietnam) y estamos a 18 y estamos en la otra punta del país, queriendo cruzar a Camboya por la frontera Sur vida Delta del Mekong. El tiempo es finito, así que decidimos saltarnos todo el centro del país y coger un vuelo a Ho Chi Minh, antigua Saigon, en la zona Sur del país. Es una pena porque no vamos a poder ver paisajes de montaña, aunque también es cierto que el tiempo no acompaña demasiado en zonas montañosas y nos lo han desaconsejado.

El día hoy ha dado mucho de sí. Tras un fantástico desayuno (amo este hotel – Rising Dragon, Bat Su, 43A) cambiamos algo más de cash con un magnífico precio de compra de Dongs (el mejor cambio hasta la fecha, 27000 Dongs por cada euro) y nos vamos de tour por esta loca ciudad. Catedral, templo Bach Ma, museo de guerra (propaganda total: franceses colonialistas malos, vietnamitas buenos), pagoda, monumento Hoh Chi Minh y unos cuantos km recorridos a por la ciudad del caos.

image

image

En barrio francés abundan los cafés de estilo parisino

Nos alimentamos de comida vietnamita, el típico Bun cha (albóndigas de cerdo con fideos de arroz hervido). Todo aquí está bien bañado de caldo, generalmente agridulce, y acompañado de unos hierbajos a los que no les pillo el punto. Empiezo a darme bastante aire con los palillos.

image

Bun Cha

El día termina con un masaje de pies de una hora para poner un broche de oro bebiendo Bia Hoi, que es la cerveza artesanal de barril que beben los lugareños a precio irrisorio: por un vaso de 33 cl pagas algo así como 20 cts, una locura para los amantes de la cerveza como nosotros!

Al segundo vaso nos levantan del minúsculo taburete de plástico azul con el que inundan las calles porque viene la policía. Hay una raya gorda blanca pintada en el suelo que delimita la zona “legal” de las terrazas. Nos quedamos todos de pie cerveza en mano hasta que empiezan a diseminar las sillas otra vez al minuto de marcharse la policía.

image

Bia Hoi!

No obstante, resultan graciosas estas formalidades en una ciudad en las que no existen las normas de circulación, los pasos de cebra y semáforos están de adorno y la media de pasajeros por scooter es de 3 personas.

Tenemos que regular para no llegar borrachos al hotel, así que unas compras en un mercado nocturno y al hotel.

Cosas a reseñar en el día de hoy: he pagado más por 250 grs de café vietnamita (11euros), que por dos comidas completas para dos, o por dos masajes de una hora.

Y que si eres un obseso del orden y de la higiene, ESTA NO ES TU CIUDAD!

A mí, me fascina, pero para unos días, es maravillosamente agotadora!

Me dejo mil cosas que contar, pero esto es para vivirlo. Cerveza en mano contaré más a quien le interese saber 😉

Mañana, por fin oleremos el mar: Bahía de Ha Long nos espera! See u!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s