Honeymoon – Ho Chi Minh (Saigon) – Vietnam – Día 7

Aterrizamos en Ho Chi Minh, más conocida como Saigon, a eso de las 11 de la mañana. El vuelo sufrió un retraso de 45 minutos, pero el vuelo no llega a las 2 horas de duración desde Hanoi, así que no se hace pesado. Hay unos cuantos parches de cinta aislante en cabina, pero tenemos un vuelo muy plácido, cosa que no teníamos muy clara debido al tiempo.

Saigon es la ciudad más grande de Vietnam, con unos 9 millones de habitantes, aunque la capital es Hanoi. Presenta el mismo caos circulatorio, pero en mi opinión tiene mucho menos encanto. No ofrece grandes atractivos turísticos, es más bien una mega urbe abarrotada y caótica, con mucha oferta comercial y actividad financiera, y poco más. Hay banderas comunistas casi a cada paso, aunque no logramos encontrar una lo suficientemente cerca de un McDonalds para inmortalizar la escena, tal vez no sea casual y el gobierno sepa que es una foto deseada.

Tomamos un taxi con taxímetro desde el aeropuerto, hay un bus, pero no nos aclaramos ni nos ayudan mucho a encontrarlo, así que optamos por la opción fácil. Por lo que hemos leído aquí son más o menos legales con este tema, y por unos 8 o 9 euros te llevan al Distrito 1 que es dónde tenemos nuestro hotel, que reservamos como es habitual, el día anterior.

Tras hacer una cola extraña, nos dan una tarjeta con el número de taxi que hemos cogido, por si queremos reclamar, y nos acercan al hotel. Al final son unos 10 euros, porque te cobran una tasa por la tarjeta y las maletas. Nos parece razonable, así que no vamos a discutir aunque el taxímetro marcaba menos.

El Distrito 1 es la zona céntrica de la ciudad, donde están casi todos los atractivos turísticos. Nosotros nos alojamos en la zona mochilera, que se supone que es más barata, aunque aquí pagamos por un hotel con balcón más que en el de Hanoi, que era mejor en mi opinión, aunque tampoco está mal este. Unos 50 $ por noche.

Entre que hacemos el ckeck in y nos preparan la habitación se nos ha hecho ya la hora de comer. Menú vietnamita again. Yo unos noodles vegetarianos e Iván un plato típico de aquí que se llama Rosa Blanca (no sabemos el nombre en vietnamita, pero la camarera nos lo señala en una foto de la carta al explicárselo un poco). Vamos alternando la comida vietnamita con la occidental, porque se nos termina haciendo un poco pesada por la cantidad de especias y picante que suele llevar.

image

La supuesta rosa blanca

Aunque estamos muertos decidimos aprovechar la tarde para ver lo que podamos de la ciudad, ya que no vamos a invertir más de un día aquí, mañana tiraremos ya para el Mekong para hacer una parada en Can Tho y ver el mayor mercado flotante del río, e ir acercándonos a la frontera Camboyana.

La sensación que tenemos en esta ciudad es que son mucho más avasalladores que en Hanoi. Te dan folletos de casas de masajes a precios baratísimos casi a cada paso, te instan a comprar sus productos los vendedores ambulantes, te llaman los de las motos para que te montes con ellos, y hasta los camareros de los bares te atosigan para que te sientes a tomar algo en sus terrazas.

image

image

Río guarrindongo

Recorremos el D1 visitando los puntos de mayor interés, incluido el mercado Bem Tahn, el teatro de la Ópera o la Catedral de Notre-Dame, que poco tiene que ver con la maravilla parisina. Por falta de tiempo nos quedamos sin ver el museo de guerra, que es de lo más interesante que ofrece la ciudad, pero como ya vimos uno en Hanoi, tampoco nos importa demasiado. Como fin de visita nos vamos a tomar un cóctel desde un bar que hay situado en la planta 52 de la Bitexco Financial Tower. Es carísimo en comparación de lo que pagaríamos por lo mismo en cualquier bar, pero vale la pena darse un homenaje en un sitio tranquilo, con música en directo y con unas vistas especulares de la ciudad.

image

Teatro de la Ópera

image

Notre-Dame

image

Vistas desde el Heli Bar

Aunque estamos en una zona con mucho ambiente por el tema mochilero, nos hemos pasado de cervezas hoy y no tenemos muchas más ganas de beber, así que una pizza rezumante de mantequilla y una ensaladita después, nos vamos para el catre. Me parece que hoy dormiremos 8 horas y aún no me lo creo mucho!

Lo que hemos aprendido hoy es que somos unos regateadores lamentables, porque cuando les decimos el máximo precio que estamos dispuestos a pagar a todos les parece fantástico y aceptan casi enseguida, y que necesitamos mucho más inglés para movernos por el mundo sin tener planificado el viaje.

Aunque nos vamos entendiendo, entre que el acento es muy marcado y nuestro inglés nada fluido, nos está costando un poco apañarnos con la people vietnamita.

image

Espectáculo callejero de escupidor de fuego

image

🙂

Ah, y otra cosa más, cuando vuelva a España y cruce un paso de cebra sin jugarme la vida, voy a llorar!!

Mañana, rumbo a la taza de arroz! 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s