Zadar (3a parada)

La llegada a Zadar en bus fue sin ningún problema según lo previsto, aunque al llegar al apartamento (situado fuera del casco histórico, pero muy cerca del mismo y bien situado al lado del puerto), la dueña no nos estaba esperando ni había nadie (a pesar de haberle dicho previamente la hora de llegada). Nos pusimos un poco nerviosos, pero logramos conectarnos a un WiFi gratuito (lo hay por casi toda la ciudad) y le escribimos por WhatsApp. Lo que ocurre es que lo visto no le debía de gustar mucho a escribir y me empezó a llamar por WhatsApp, pero no me oía. Yo le escribía y ella me llamaba y no lográbamos entendernos. Así como 10 veces y la tipa que me oía y yo de los nervios. Al final vino un amigo suyo a abrirnos, porque ella estaba fuera y no podía ir. En fin, que una vez instalados la verdad que muy bien, el apartamento era super chulo y todo muy bien.

Esa tarde la aprovechamos para dar una vuelta por la playa más cercana y por el casco antiguo.

Según pudimos leer en varias lonas publicitarias, Zadar fue elegido el año pasado como mejor destino turístico europeo. La verdad que está bastante bien. El centro está amurallado y es muy bonito, con las típicas casas de piedra y calles de adoquines, muchos restaurantes y sitios para tomar algo. 

Es también un destino ideal para ir con niños porque no es muy grande y los puedes tener más controlados. Eso sí, ya se empieza a notar el aumento precios, y cuánto más te acercas a Dubrovnik, peor!

La playa no era realmente muy bonita. De piedras, como casi todas o directamente el hormigón con escaleras para meterte en el mar. El agua sí, muy limpia pero no era muy cómoda, la verdad. En mi opinión, hasta ahora, la peor.

Esa noche nos fuimos prontito al apartamento y es que yo no me encontraba muy bien. Venía arrastrando todavía el tema de la infección de orina y empecé a notar un dolor en los riñones que me preocupaba. De daba miedo aguantar con la molestia de la infección y no curarla bien y que se convirtiera en una infección grave de riñones, pero al estar en otro país, no tener seguro médico y tampoco encontrarme mal, mal, pues iba aguantando, pero la verdad que estaba un poco alerta.

Se me ocurrió preguntarle a la mujer del apartamento si ella creía que podría conseguir antibióticos en una farmacia sin receta y la verdad que la mujer se implicó mucho con mi problema. 

Me llamó y me dijo que tenía que ir a la farmacia de guardia (porque era domingo) y que allí había una mujer a la que le tenía que contar mi problema y que me daría los antibióticos. Que le dijera que iba de parte de un amigo suyo le había llamado previamente y que ella me los daba.

Así que fui para allá y tras dar varias vueltas dimos con la farmacia. Cuando llegué y le expliqué mi caso vi que la mujer me tenía preparada una puta caja de pastillas de concentrado de arándanos rojos (homeopatía de mierda) y le dije que me habían dicho que me iba a dar antibióticos, que eso no lo que quería que no me hacía nada. Y la tipa de la farmacia me dijo que antibióticos no me daba, que si quería eso bien, y que si no nada. Y ahí empezó el agobio porque al decírselo a la del apartamento me dijo que se la pasara por teléfono, que ella le había dicho a su amigo que sí, y que era una estúpida (que lo era) y tal. Pero la otra no se bajaba del burro y me dijo que no tenía nada que hablar con nadie. Que necesitaba una receta para antibiótico. Me dieron ganas de tirarle la caja de arándanos a la cara, porque entiendo que no vendas antibióticos sin receta pero, ¿entonces para qué mareas y dices antes que sí?

Así que me agobié y me entraron los lloros porque la mujer del apartamento no paraba de llamarme, que lo hacía de buena fe, pero claro, no me solucionaba y lo que menos quería era yo hablar con nadie mis penas medio llorando y encima, en inglés. A todo esto ya eran las 12, y al final decidimos que lo mejor era ir al hospital.

Tras buscarlo bastante rato lo encontramos y aunque solo quería preguntar qué costaba, al final me quedé a que me vieran.

Tras contar mi caso y perder allí como tres horas, tras sacarme sangre y analizar orina me confirmaron que sí tenía infección y POR FIN me recetaron al antibiótico.

Al final no fue para tanto, 70 euros la factura del hospital y unos 10 el antibiótico. 80 euros que bien valían mi tranquilidad y sentirme bien los 10 días que aún me quedaban de vacaciones.

La mañana la echamos con los médicos, pero al menos la tarde pudimos aprovechar en la playa y luego para visitar los puntos turísticos más reseñables de allí.

Y poco más nos dio de sí Zadar, al día siguiente partíamos para Split, así que a hacer otra vez la mochila y a seguir explorando la costa croata.

Anuncios

2 Respuestas a “Zadar (3a parada)

  1. En Zadar es precioso el anochecer en el órgano de mar, pero creo que no estabas para muchas fiestas. Yo ahora siempre me llevo unos sobres de Monurol en el equipaje por si me da cistitis, ¡nunca está de más! 😂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s