Serradura portuguesa

Hoy traigo una receta dulce. Este postre no lo conocí hasta hace bien poquito, y fue gracias a un amigo que me aconsejó probar una versión industrial de este dulce que comercializa la marca Delicious de los supermercados Dia.

La verdad que está bastante bueno, así que investigué un poco el origen y descubrí que se trata de un postre típico portugués, y que además, es increíblemente fácil de preparar porque solo lleva 3 ingredientes y no requiere de cocciones ni elaboraciones complicadas.

Solo hay que tener en cuenta que si eres intolerante a la lactosa, amig@ este no es tu postre.

¡Comenzamos!

INGREDIENTES (6 raciones)

  • 1 paquete de galletas tipo María (de las doradas redondas), un rulo nada más (como unas 25 galletas)
  • 400 ml de nata para montar, con un mínimo de 35,1% materia grasa
  • 25o ml de leche condensada.

PREPARACIÓN

1. Lo primero que vamos a hacer es triturar las galletas. Para ello las vamos triturando en tandas en un robot de cocina o trituradora. Tampoco deben de quedar como polvo, si tienen algún “grumito”, mejor.

2. Después procedemos a montar la nata. Tanto el recipiente como la propia nata han de estar muy fríos, porque se monta mucho mejor.

Una vez esté casi montada (que haga picos blancos), le añadimos poco a poco la leche condensada, mientras seguimos batiendo (idealmente con una batidora de varillas, a mano cuesta bastante más. Si la leche condensada también está fría, mucho mejor.

Seguimos montando hasta que tenga una buena consistencia, aunque la leche condensada hará que quede algo más líquido, aún así, deber ser una crema densa.

3. El último paso es montar el postre, para ello elegimos un recipiente tipo vaso bajito, como de “chato” y ponemos una capa de galletas trituradas, encima una capa de crema de nata, y otra vez otra capa de galletas y de crema para terminar con una última capa de galletas. La proporción debe ser más o menos el doble de crema (en cuanto a grosor) que de galletas, para que esté compensado el postre.

4. Se mete en la nevera y se deja reposar unas horas porque está más bueno, incluso de un día para otro. Pero si eres muy ansias, pues te lo puedes comer de un tirón, qué leches (nunca mejor dicho), solo se vive una vez! ;P

Y este es el resultado:

Tres tamaños diferentes para golosacos, golosos y golosillos.

La versión más cuqui y vistosa

La versión para regalar a tus colegas, en bote de cristal, que le pones la tapa y el relleno no se mueve.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s